¿Debo seguir aportando a mi plan de pensiones individual?

Si lo previsto en el proyecto de ley tributaria que se está tramitando estos días en el Parlamento se acaba cumpliendo, los Planes de Pensiones del sistema individual y los demás productos previsionales asimilables a los anteriores dejarán de admitir una deducción en la base del IRPF hasta los 8.000 euros por partícipe para pasar a un nuevo límite de 2.000 euros. La fiscalidad española sobre las pensiones complementarias responde al principio E-E-T (Exempt-Exempt-Taxed), es decir, que (i) las aportaciones (la primera “E”) están exentas del IRPF, (ii) los rendimientos (la segunda “E”) están exentos mientras se acumulan y (iii) las prestaciones (la “T” final) que, en el momento de la liquidación del plan, incorporan las aportaciones, los rendimientos acumulados y las eventuales plusvalías, están sujetas al impuesto sobre la renta (con ciertas exenciones). Esta fórmula, que no es perfecta porque sujeta los rendimientos del capital al tipo marginal de las rentas del trabajo, es la que practican la mayoría de los países de la OCDE con diferentes límites para la deducción. 

La deducción (sea de las aportaciones o de las prestaciones) evita la “doble imposición” que se produciría si no fuese posible hacerla, algo rechazable en sí mismo, mientras que el “diferimiento”, al preservar las aportaciones y los rendimientos de la fiscalidad hasta que se trasladan en prestaciones, permite que la “magia del interés compuesto” despliegue su plena potencia. La sujeción al impuesto de las prestaciones evita que la renta quede sin tributar, aunque lo hace en el momento más conveniente para que la capitalización sea más potente. La fuerte reducción de la deducción que se prevé es un potente factor disuasorio para que los partícipes sigan aportando por encima del nuevo máximo pues, en este caso, los excesos de aportaciones estarían castigados con la doble imposición al trasladarse en forma de prestaciones. 

De confirmarse este tratamiento, lo acertado sería dejar de aportar a un Plan de Pensiones que sufriese esta nueva fiscalidad por encima del nuevo límite y, puesto que de lo que se trata es de ahorrar para la jubilación, desviar cualquier ahorro por encima de la aportación deducible hacia un vehículo de ahorro (a largo plazo, a ser posible). Pero no sería aconsejable dejar de aportar por debajo del nuevo límite ya que, para estas aportaciones, el tratamiento fiscal seguiría siendo el mismo que había hasta ahora.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere recibir por correo aviso de los nuevos artículos en el Blog de LoRIS?

ÚLTIMAS ENTRADAS

LoRIS ADVISOR

Descubre el “consejo previsional del mes” elaborado por nuestros profesionales

No nos anclemos a 2.000 euros

Como es sabido por los seguidores de nuestro blog, en una entrada anterior realizamos una estimación sobre el impacto que tendrá sobre las aportaciones en el ejercicio 2021 la entrada en vigor de la ley 11/2020, en la que se redujo el límite de las aportaciones...

PAUSA-CAFÉ

Mientras te tomas un respiro o un café, te explicamos algunos conceptos básicos de la “industria de las pensiones”

¿Cuántos baby-boomers hay?

Tradicionalmente, en los campos de la demografía y la sociología, en España, se ha adoptado el criterio de que pertenecían a la “generación” del baby-boom todas las personas nacidas en los años en los que el número de nacimientos superaba...

A WORLD OF PENSIONS

EL MUNDO DE LAS PENSIONES

En esta sección se contienen breves análisis de las principales reformas previsionales en el mundo.

Pensiones de empleo para todos los trabajadores

Noruega modifica su sistema de pensiones ocupacionales para hacerlo más popular En Noruega, el Sistema general de pensiones consiste en (i) el sistema de Seguridad Social (con dos patas: una pensión básica universal y una pensión complementaria basada en Cuentas...