El futuro de la profesión actuarial: un matemático personal

Moshe A. Milevsky, Ph.D. 

Profesor de finanzas, Universidad de York, Toronto, Canadá 

Twitter: @RetirementQuant 

Linkedin: Moshe Arye Milevsky 


El pasado 

Los orígenes históricos de la profesión actuarial podrían remontarse al jurista romano Ulpiano, quien creó una tabla de rentas vitalicias muy curiosa en el siglo III d.C. Estas cifras se utilizaron para valorar las pensiones de los soldados romanos retirados, pero obviamente eran bastante burdas. En el período moderno temprano, el nombre más estrechamente asociado con los orígenes de la valoración de rentas vitalicias utilizando leyes de mortalidad es Abraham de Moivre, (1667-1754). Nació en Francia, pero debido a la persecución religiosa y la revocación del Edicto de Nantes, él y su familia emigraron a Inglaterra, donde vivió, trabajó e interactuó con sus contemporáneos científicos Newton, Boyle y Halley. Y, aunque los matemáticos de hoy todavía lo elogian por su libro Doctrine of Chances (1718), que fue pionero en muchas ideas en la teoría de la probabilidad, incluido el teorema del límite central, los actuarios podrían estar más familiarizados con su libro Annuities upon Lives (1725). En ese trabajo usó varias leyes analíticas de mortalidad y desarrolló expresiones para obtener valores de pensiones y rentas, basándose en el trabajo anterior de Edmond Halley hacia fines del siglo XVII. 

Una de las cosas interesantes de De Moivre, fue cómo se ganaba la vida, considerando la dificultad a la que se enfrentó (como hugonote) obteniendo un empleo académico formal. De hecho, su principal fuente de ingresos era su actividad como consultor de apostadores, inversores, traders y especuladores. Por la mañana, iba a la cafetería del barrio en el centro de Londres, quizás un precursor del Starbucks actual, y los «clientes» lo visitaban en su «oficina» y le pedían que valorara ciertas rentas, determinara las probabilidades de varios resultados o ayudara a ajustar el resultado de un juego. Todo esto tuvo lugar no lejos de la naciente bolsa de valores. Así, ciertamente, De Moivre no fue solo un teórico que escribió libros. Realmente sería extraordinario poder retroceder en el tiempo hasta finales del siglo XVII y visitar las cafeterías que él frecuentaba. 

El presente 

Los consumidores del siglo XXI y de todo el mundo se enfrentan hoy a una gama sin precedentes de opciones, y no solo sobre el tipo de café que deben comprar. Las decisiones a las que me refiero tienen consecuencias económicas mucho mayores, que a menudo pueden ser paralizantes por su complejidad financiera y su opcionalidad incorporada. Cuando la gente bromea diciendo que «necesitas un doctorado para resolver esto», la verdad no está lejos. 

Ya sea que la decisión gire en torno a deudas, hipotecas, seguros, pensiones y planificación de la jubilación, los consumidores se ven inundados de datos, se enfrentan a una incertidumbre masiva y sufren duras consecuencias financieras por decisiones equivocadas. 

La conjunción de estas decisiones difíciles, muchas de ellas creadas por un estado y un gobierno que se ha alejado de un papel paternalista, ha llevado a un resurgimiento del énfasis en la educación financiera, que está muy de moda. Existe una necesidad imperiosa de educar a las masas sobre conceptos financieros muy básicos que sin duda todos los actuarios conocen bien, pero que parecen no estar incluidos en el plan de estudios educativo. Lamentablemente, esos conceptos básicos son solo un trampolín hacia la complejidad del mundo financiero que los rodea. Y una vez que los consumidores toman conciencia de los conceptos básicos, eventualmente deben enfrentarse cara a cara con problemas que exceden con creces su capacidad técnica. 

Por ejemplo, las preguntas sobre el momento óptimo para disponer el importe en un plan de pensiones, la decumulación óptima de activos, la financiación óptima de las pólizas de seguro y la gestión óptima de varias cuentas fiscales pueden convertirse rápidamente en complicaciones que giran en torno a las matemáticas del proceso estocástico, la modelización de la mortalidad, los impuestos y regulaciones gubernamentales, muchas de las cuales son locales y de naturaleza jurídica. 

En pocas palabras, y tal vez de forma algo controvertida, no creo que los profesionales habituales del sector privado, la banca, la contabilidad, el derecho e incluso la planificación financiera estén capacitados con las habilidades necesarias. Por desgracia, hay un grupo que está familiarizado con todo lo anterior y, además, ha dominado los talentos técnicos. ¿Quién tiene a las matemáticas como parte de su ADN intelectual? La respuesta es “los actuarios”. 

El futuro 

Así, quizás el futuro de la profesión actuarial sea migrar del trabajo en grandes empresas y entidades públicas, que es donde se encuentran hoy, al trabajo individual a pequeña escala, ayudando a los consumidores a tomar decisiones financieras óptimas. Si las personas más exitosas tienen su propia cuenta personal, un abogado personal, un entrenador personal e incluso un asistente personal, ¿por qué no un matemático personal? ¿Se imaginan a profesionales ocupados y exitosos diciendo “lo siento, no estoy disponible para tomar un café en ese momento, tengo cita con mi actuario personal”? 

Volviendo a Abraham de Moivre, su biógrafo D. R. Bellhouse señalaba que cuando a Sir. Isaac Newton le hacían preguntas muy difíciles en matemáticas, él respondía diciendo «vaya con el Sr. De Moivre, él sabe estas cosas mejor que yo», lo que probablemente sea el mayor respaldo empresarial jamás otorgado o hecho. ¡Sin duda lo agregaría a mi perfil de LinkedIn! Pero el caso es que incluso Newton sabía cuándo algunos problemas estaban más allá de sus habilidades. 

En resumen, quizás la generación actual de profesionales que operan en planificación financiera, asesoría de inversiones, planificación fiscal y consultoría de pensiones debería actuar como lo hacía Isaac Newton y responder de manera similar cuando les hagan preguntas difíciles que son de naturaleza esencialmente matemática: “ve a preguntarle a un actuario”.


*Especial para Instituto de Actuarios Españoles y reproducido en el blog de LoRIS con permiso expreso del autor

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere recibir por correo aviso de los nuevos artículos en el Blog de LoRIS?

ÚLTIMAS ENTRADAS

LoRIS ADVISOR

Descubre el «consejo previsional del mes» elaborado por nuestros profesionales

¿Por qué la subida de tipos de interés es tan peligrosa?

Como vimos en nuestra entrada previa en la que hacíamos referencia a la inflación, una de las consecuencias de ésta es la subida de tipos de interés nominales. La línea ascendente del tipo a 10 años americano, hoy con una Tasa Interna de Retorno (TIR) del 2,82%, ha...

PAUSA-CAFÉ

Mientras te tomas un respiro o un café, te explicamos algunos conceptos básicos de la “industria de las pensiones”

La receta perfecta para el fracaso previsional en España

En 2012, los Premios Nobel Banerjee y Dufflo’s enunciaron su receta de las “tres Íes” como la mezcla infalible de condiciones para que algo salga mal: Ideología, Ignorancia e Inercia.   Todos tenemos ideología, de alguna forma u otra, pero igual que no...

A WORLD OF PENSIONS

EL MUNDO DE LAS PENSIONES

En esta sección se contienen breves análisis de las principales reformas previsionales en el mundo.

El futuro de las pensiones en LATAM

El pasado lunes 21 de marzo, la Cámara de Diputadas y Diputados de Chile [sic] aprobó la quinta retirada de fondos de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones) en lo que va del periodo de pandemia (según comenta la cadena T13). Esta retirada no figuraba en el...